ANÁLISIS

Las claves del futuro del Islote del Francés

Foto: Felipe de la Cruz.
M. Riveiro 10 COMENTARIOS 15/04/2017 - 09:40

La pieza de suelo clave en la marina de Arrecife, sobre la que más se ha discrepado y también la que tiene más focos puestos en el futuro Plan General de Ordenación (PGO) de Arrecife es el Islote del Francés. Su destino ha vuelto a encender la polémica. En los últimos 15 años de debate del PGO se ha pasado de conceder que se puedan construir dos plantas en una parcela de 4.500 metros, a plantear (el equipo redactor de Gesplan) unos 40.000 metros de edificabilidad y una altura máxima de nueve plantas.

PARQUE. En el planeamiento en vigor, de 2004, el Islote del Francés es un espacio libre público, un parque. A los propietarios, el promotor Jaime Cortezo y la familia Lamberti, se les compensa con 44.540 metros en el futuro polígono industrial y residencial de Naos, en la trasera del muelle de Los Mármoles y la playa de la Arena, y con 34.000 metros en La Bufona, una bolsa de suelo residencial entre el Cabildo y El Cable. Los dueños del islote esgrimen una sentencia de los años 90 que define sus terrenos como urbanos y siempre se han negado a ser compensados en suelos que se tienen que urbanizar.

ALTERNATIVA. En el Plan General que se puso sobre la mesa en 2004, dirigido por Fernando Senante, se planteaba un convenio con los dueños del islote con las siguientes condiciones: se les permitía construir en una parcela, con “fachada hacia Puerto Naos”, de 4.500 metros cuadrados, con una altura máxima de dos plantas, con 7.200 metros de superficie edificable máxima. Sólo se recogía como uso la hostelería y el ocio, y como uso secundario, con un tope de 1.440 metros, el de “pequeño comercio”. De esta manera, se dejaba la mayor parte del islote para uso público, y el resto del aprovechamiento urbanístico se compensaba con dos parcelas del Ayuntamiento, una situada en la avenida Fred Olsen y otra detrás del Recinto ferial.

GESPLAN. Tras el archivo de la anterior revisión del PGO, el Ayuntamiento encarga al Gobierno de Canarias el nuevo planeamiento, que se elabora a través de la empresa pública Gesplan. Su propuesta para el Islote del Francés es definir una unidad de actuación que engloba 57.093 metros cuadrados, dentro de los cuales se ubicaría un parque de 15.000 metros. Y se establecen los siguientes límites: la superficie de suelo máxima sobre la que se podría construir son 20.397 metros cuadrados, la edificabilidad máxima llega a 39.978 metros y el número de alturas máximo es de nueve plantas. A Cortezo no le convence y en sus alegaciones reclama una edificabilidad de 72.941 metros, unos 33.000 más.

En la revisión del PGO de 2004 se planteaban 7.200 metros de edificabilidad en el Islote del Francés y en el de 2014 unos 40.000 metros 

DEBATE. A la espera de que se presente el nuevo documento de aprobación inicial del PGO, las posiciones sobre el futuro del suelo de la antigua Rocar se empiezan a definir con claridad. El PP sigue reivindicando que se pueda construir un edificio de gran altura, partidos como Somos y Ganemos defienden que se salvaguarde como espacio público, y el grupo de gobierno se mantiene en la ambigüedad, nadando entre el criterio de que sea suelo público, como plasmó el PSOE en sus alegaciones, y el pragmatismo que evite posibles indemnizaciones.

Actores sociales relevantes, como el colegio de arquitectos de Lanzarote, consideran que “no es un sitio para poner una edificación intensiva”, ni para autorizar uso residencial. La arquitecta Blanca Fajardo subraya que el islote, “por su ubicación en el litoral de Arrecife” y por su “potencial”, debe ser “cuidado con máxima delicadeza”. También destaca que “hay soluciones” para el “traslado del aprovechamiento” urbanístico de los dueños del islote a otros suelos. “Quienes deciden deben tener claro cuáles son los valores de Arrecife y no ponerlos en juego”, concluye.

10 Comentarios

Pasaran a la historia, sí permiten que se edifique un edificio comercial o residencial
15 años debatiendo el Plan de Ordenación .... Un debate de 15 años no tiene sentido. La gente se muere, las circunstancias cambian dramáticamente, la ciudad se atasca, la inseguridad jurídica espanta a los mejores inversores.
¿No hay "cash" para estimular a los políticos?
Las sucesivas oleadas de políticos que han tenido que ver con este asunto se han comportado como el perro del hortelano, "ni han comido ni han dejado comer". Y mientras, la ciudad, hambrienta de soluciones que permitan que todo el mundo coma. Fenomenal. ¡¡¡Y no pasa nada!!!.
Si preteden hacer casas residenciales o centro comerciales ya es para cerrar lanzarote k poca creatividad
Arrecife "DEPRIMENTE", estancada y sin salida ni alternativa. Los responsables del desbloqueo unos ineptos.
Olé por la arquitecta Blanca Fajardo. ¿Y cuándo va a ser “cuidado con máxima delicadeza”?. Quizás dentro de 50 años? O tal vez 150?. ¡¡¡Manda carallo las mentes clarividentes!!!. Y después de tamaña reflexión tan galáctica, descansó. Puafff...
A ver si lo pagan de una vez, el islote es 5,5 veces mas grande que Ginori, Ginori son 20 millones mas 15 de intereses, el islote serian 192 millones. Y se acabo el problema.
Ustedes nunca tienen en cuenta los viales que cedieron los Lamberti, 3.500 metros a cambio de una futura edificabilidad, y que cualquiera los puede ver y pasar sobre ellos.
¿Por qué no hacen un lupanar? . El retorno estaría garantizado.

Añadir nuevo comentario